Dinosaurios herbívoros

Al igual que había dinosaurios carnívoros, también había dinosaurios herbívoros, que sólo se alimentaban de vegetales, entre los que se encuentran alguno de los más grandes de los dinosaurios.

Es el caso del Diplodocus, uno de los más conocidos, que llegó a medir hasta 27 metros de largo y se calcula que pesaba unas 20 toneladas, aunque los nuevos estudios han bajado esa cifra hasta la mitad. Según algunos científcos, la estructura de su cuello le impidió matenerlo en alto durante mucho tiempo, por lo que no sólo se alimentaba de hojas en los árboles.

Aunque, para cuellos largos, el del Mamenquisaurio, que llegó a medir 25 metros de largo, pero al tener un cuerpo más pequeño, el cuello era muchísimo más largo que el del diplodocus. A diferencia de éste, cuyos fósiles fueron encontrados en Norteamérica, el Mamenquisaurio fue encontrado en China.

Pero no todos iban a ser dinosaurios grandes con el cuello largo. Tenemos de otros tipos, como el Coritosaurio, que medía solamente 10 metros de largo, y tenía cientos de dientes. O el Tuojiangosaurio, otro dinosaurio muy conocido, cuyo nombre significa reptil espinoso, como delata su aspecto.

Otro dinosaurio herbívoro con espinas era el Anquilosaurio, cuya cola disponía de un mazo de hueso con el que destrozar a sus atacantes, normalmente depredadores, que querían disponer de un manjar a su costa. Claro, que si estos podían con su cola, todavía tenían que lidiar con su duro cuerpo, protegido por espinas y placas óseas.

Pero sin duda, el dinosaurio que más pasiones ha levantado de entre los herbívoros era el triceratops, aunque su nombre no le ha hecho mucha justicia (horrible cabeza con cuernos). Fue el mayor de los dinosaurios cornudos, y no sé a vosotros, pero me hundió en la tristeza que cuando salió en Parque Jurásico estuviera tirado y enfermo en el campo.

Si están utilizando esta información para una tarea escolar, te recomendamos que también visites el siguiente tema:


Tagged: